Seguinos en
Estamos en
Categorías
Páginas

Archivo de la categoría ‘Cortes de cabello corto para mujeres’

PostHeaderIcon Corte de pelo desfilado

Corte de pelo desfilado

Profundamente desfilado en los laterales, el cabello llega hasta la base del cuello. Las puntas se disparan con la ayuda de un cepillo y laca.

PostHeaderIcon Look de mujer japonesa

Romper con las formas convencionales es el objetivo de este look, una mezcla entre la tradición y la modernidad japonesas que juega a imponer todo un estilo en el mundo.

PostHeaderIcon Cabello corto ondulado

En los cabellos cortos, se imponen las líneas geométricas, destacando la zona del contorno de la cara, por ejemplo, con flequillos. En cuanto a los peinados, esta temporada Sanders Incorpora, para ocasiones especiales, peinados elaborados que dan sensación de naturalidad: sueltos con ondeados suaves, serrulados o lacios semi- recogidos sin grandes volúmenes. En materia de color, la propuesta abarca los rublos mezclados con tonalidades cálidas, los castaños tornasolados en tonos madera y los rojizos mechados con colores más vivos dentro de la misma gama.

PostHeaderIcon Tendencias en cabello

CORTOS, POR LA VUELTA.
Estar peinada sin llegar nunca a verse como recién salida de la peluquería: sobre esta consigna de base, esta temporada los creadores se han lanzado a imaginar. Y cómo, porque a los ya ultra vistos flequillos y largos larguísimos estilo Flower Power, se suma una variante de corto que mezcla magistralmente la vanguardia y lo retro. Algunos ya lo llaman neo o semi garlón pero, más allá de las denominaciones, la idea es una sola: lucir una melena que, sin ir nunca mucho más allá de los lóbulos de las orejas, deje jugar con las mechas encontradas, los contrastes cromáticos y hasta con los volúmenes. Una suerte de “revoltijo piloso” cuidadosamente descuidado y capaz de adaptarse a los más diversos looks. Por algo habla también de cortes “transformer es decir, aptos para ser cambiados a piacere de su portadora.

PostHeaderIcon Looks para cabello corto

LIBRES, COMO LOS MUCHACHOS.
Deportiva, atlética y hasta bronceada (en la jugadísima propuesta de Gabrielle Coco Chanel) o bien misteriosa y sensual, en la impactante opción que proponía Hollywood en su época de oro, con divas lánguidas y eternamente aferradas a sus kilométricas boquillas. Esas dos fueron, sucesivamente, las nuevas alternativas de belleza femenina en los llamados Años Locos y tuvieron en común las diminutas melenas que, a modo de casquetes o coronas de rulos, rematan las cabezas de sus protagonistas. ¿La idea? Crear un peinado que, tanto por su simplicidad como por la clase de movimientos que otorgaba, hiciera de las mujeres seres más autónomos y libres. Gracias a esta nueva tendencia, las féminas pudieron por fin librarse del extenuante ritual de los bucles, las pinzas y los “piquitos”, de los peinados estilo pastelería y hasta de la maldición del pelo como una capa de plomo en pleno verano. Atraída por la idea de suprimir la diferencia entre los sexos, lentamente la moda se torna casi unisex, y la figura femenina (antes rebosante de curvas, de proas y de popas) comienza a parecerse a la de un muchachito, que en francés se dice garcon. De allí el nombre de estos nuevos peinados cortos y de apariencia varonil, ideales para acompañar con los suéteres y los pantalones anchos sacados de la galera de Coco. Un corte a la garlón, entonces, era lo que descubría la nuca de las chicas, dejando el cuello bien a la vista como para poder exponer sobre él las mil y una vueltas de collar de perlas o bien la nada misma. Poco a poco, las melenas estrictas de los primeros días fueron dejando paso a versiones más favorecedoras, llenas de rulos o bien con flequillos debajo de los cuales asomaban miradas orientales saturadas de delineador. De acuerdo con los historiadores de la moda, ninguna de estas transformaciones fue casual, sino consistente con toda una renovación visible en la pintura, en el diseño y en la arquitectura, que privilegiaba las líneas geométricas por sobre todas las cosas y que, con el tiempo, llegaría a conocerse como Art Decó.

BOB: CUANDO ELCORTO REGRESA CON GLORIA
Corrían los 6o cuando, entre consignas hippies y un definitivo adiós a los complicados peinados de las dos décadas anteriores, el corte “corto” resurgió de sus propias cenizas y volvió a tentar a las damas con su oferta de elegancia cómoda. Según los expertos, esta nueva versión del corto brotó en Londres y de las tijeras de Vidal Sasson, una suerte de “gloria” peluqueril a quien se le ocurrió (y con mucho criterio) que una mujer inquieta como la de aquellos años no podía encadenarse al secador durante horas. Por eso, propuso un peinado geométrico y con volumen que hasta despeinado resultaba sentador y al que denominaron “Bob”. Fue una sensación. Tampoco era para menos: el tan mentado corte se llevaba de maravillas con toda clase de prendas, era fácil de mantener a raya con sólo un poco de spray y permitía que su dueña bailara a gusto sin desordenarse jamás. La mítica modelo Twiggy, aquella de la flacura extrema en pleno imperio Bardot, fue una de las principales promotoras de esta nueva versión de la melenita sexyy millones de damiselas decidieron encolumnarse tras las huestes pelicortas, tan a tono con los diseños despojados y los trazos rectos de la moda de entonces.

PostHeaderIcon Corte de pelo a los 40

Para un pelo maduro.

A partir de los 40 años de edad el pelo se vuelve más fino, necesitando un corte que sugiere volumen como este corte paje sin raya.

PostHeaderIcon Cortes de cabello de media melena

Un look inspirado en los años 20: una media melena con raya, modelada con rulos y con ayuda de laca de peinado.

PostHeaderIcon Trucos de peinado

¿Demasiado pequeña?.
Es extraño, pero a las mujeres bajitas les encanta llevar el pelo hasta la cintura, a pesar de que una melena larga les resta visualmente centímetros. ¡Córtate el pelo y tu silueta se estirará!

PostHeaderIcon Cortes de moda para mujeres

Despeinado: Generalmente los rizos naturales suelen moverse a sus anchas, lo que en este caso no supone ningún problema ya que es precisamente allí donde reside el encanto de este peinado.