Seguinos en
Estamos en
Categorías
Páginas

Archivo de la categoría ‘Cepillarse el cabello’

PostHeaderIcon Cabello mojado

Nunca, nunca, salgas a la calle con el cabello húmedo en un día frío. Primero, porque es una imprudencia que te puede costar un buen resfriado. Y, segundo, porque el exceso de agua retenido en tu cabello puede deteriorar la fibra al congelarse. Además, cuando se hiela, el agua aumenta su volumen, lo que ocasiona daños y roturas. En estos días, el secador es muy útil, e incluso imprescindible, pero hay que saber cómo emplearlo para que la salud de nuestro cabello no se resienta. Retira primero el exceso de humedad con una toalla, utilízalo a la temperatura mínima, sin acercarlo mucho al pelo, y muévelo constantemente para no recalentar una zona concreta.

PostHeaderIcon Curiosidades del pelo

A fines del siglo XIX en la ciudad de Nueva York, las hermanas Sutherland de Lockport alcanzaron cierto reconocimiento cantando y actuando en las obras del circo estadounidense Barnum & Bailey Circus. Sin embargo, y según los registros que ha dejado la historia, no se destacaban tanto por tener voces maravillosas, sino por sus cabelleras, que llegaron a medir hasta 11 metros de largo. Asimismo y por aquel entonces sus padres lanzaron productos con los que prometían el crecimiento del pelo, y en los que versaba la leyenda: “Es el pelo y no el sombrero lo que hace a las mujeres más atractivas”.

PostHeaderIcon Plancha de pelo

Plancha de pelo

Plancha de pelo… ¡ULTRARRÁPIDA!
Separa la mitad superior del cabello, que deberá estar totalmente seco, para empezar a trabajar con la inferior. Desliza la plancha caliente, manteniendo cierta tensión, desde la raíz hasta la punta. ¡Ten cuidado de no quemarte! Haz lo mismo luego en la mitad superior del cabello. Un truco para que el alisado quede perfecto es dirigir cada mechón pasándole un peine antes de deslizar la plancha.

PostHeaderIcon Cepillos para cabello

Cepillos para cabello

Alisado efímero: domínalo en tu casa.
A CEPILLO
Cuando el pelo esté casi seco, empieza a estirar mechones con el cepillo. El secador ha de estar a baja potencia, con el aire caliente y el concentrador en la boquilla. Sigue el movimiento del cepillo con el secador por encima del mechón. Para ganar volumen, usa cepillo redondo, estira hacia arriba o hacia los lados y aplica calor también por debajo, en la raíz. Si no deseas cuerpo, emplea cepillo plano y estira hacia abajo.